Este pasado mes de octubre el Congreso de Costa Rica aprobó después de un arduo debate una ley que prohíbe el uso y comercialización de las popotes de plástico de un solo uso, así como las bolsas que se entregan en los supermercados para cargar las compras. Esta ley dada por el diputado del Partido Unidad Socialcristiana o tambien conocido como PUSC (que se encarga de la protección del medio ambiente) fue aprobada por 39 diputadores del total de 57 que integran el congreso.

“Estoy muy complacido por la aprobación de este proyecto de ley que combate la contaminación por plástico. Más que una iniciativa de restricciones, es una posibilidad de reconversión productiva”, comentó el legislador en una declaración distribuida a los medios.

Se resaltó que la ley incluye la obligación de aplicar buenas prácticas para los productores de botellas plásticas, las cuales deberán tener a partir de esta ley al menos un porcentaje de material reciclado.

La ley prohíbe la comercialización y entrega gratuita en locales comerciales de pajillas de plástico de un solo uso en todo el país, al igual que las bolsas plásticas que se entregan en los supermercados para cargar con las compras. Esta ley también prohíbe a las instituciones del Estado adquirir productos de plástico de un solo uso como platos, cubiertos, vasos, pajillas y removedores, entre otros.

Antes de esta ley, numerosos comercios, por iniciativa propia, dejaron de ofrecer pajillas plásticas y bolsas, que eso esta muy bien solo que lo que se busca con esta ley es que todos los comercios sin excepciones dejen de usar productos innecesarios contaminantes para tener un mejor medio ambiente.

Los removedores (agitadores), popotes, vajillas, cubiertos desechables y bolsas plásticas de empaque se utilizan menos de 10 minutos y suelen terminar en los rellenos sanitarios donde pueden durar cientos de años en degradarse, pero en muchas otras ocasiones terminan en los ríos y mares que es el mismo caso solo que en los mares pueden hasta matar a los seres marinos.

A las entidades financieras estatales la ley ordena crear programas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas para su reconversión productiva y para desarrollar proyectos de reciclaje o eliminación del plástico.
El julio pasado, el Congreso también aprobó otra ley que prohíbe la importación, comercialización y entrega de recipientes hechos de poliestireno expandido, conocido en el país como estereofón, que no se degrada naturalmente. El poliestireno expandido no es reutilizable, no se degrada en la naturaleza, pues no absorbe agua y no se pudre, y usualmente termina en rellenos sanitarios o en ecosistemas como ríos y océanos que ya es obvio el porque no se debe usar este material.

Esa ley establece excepciones de la prohibición para los casos en los que por cuestiones de conservación o protección de los productos no sea viable la utilización de materiales alternativos, como por ejemplo los embalajes de electrodomésticos y algunos usos industriales.

Costa Rica, un país de 5 millones de habitantes y que alberga al 4,5 por ciento de la biodiversidad mundial, es reconocido por sus políticas medioambientales y produce el 98 por ciento de su energía eléctrica con fuentes renovables.