Como todo nuevo proyecto o estilo de vida, sin duda hay muchas ventajas pero también existen áreas de oportunidad ya sea para la mejora o para crear conciencia sobre como utilizar ésta nueva alternativa para parar el consumo de plásticos, que ya sabemos son muy contaminantes.

Sin embargo, cualquier iniciativa, por buena que sea, si no se hace en equilibrio y con pleno conocimiento puede tener un lado negativo, que hay que cuidar.

En éste artículo, vamos a platicar sobre los puntos que pueden convertir a los desechables biodegradables en una mala idea si no se toman en cuenta:

DISPONIBILIDAD DE ALGUNOS ALIMENTOS COMPROMETIDA

Como sabemos, los desechables biodegradables, provienen de elementos naturales como el almidón, el trigo, granos varios, el bamboo, entre otros, y si bien es cierto que su degradación es mucho más rápida y que al final regresan a la tierra, el problema con el uso poco moderado e inconsciente de éstos elementos es que puede provocar una baja en la disponibilidad de éstos alimentos y por la demanda encarecerlos, entonces estaríamos pagando más por éstos productos básicos que son económicos.

NO CONOCER LO SUFICIENTE SOBRE EL TEMA

Esto radica principalmente en que a pesar de que son desechables biodegradables, si se utilizan de manera poco moderada pueden terminar en lugares no apropiados como en las calles, alcantarillas, drenaje, entre otros provocando contaminación, y no en donde deberían de terminar que son los basureros o bien centros de reciclaje.

Los biodegradables son una alternativa ecológica relativamente nueva, es decir que no se ha expandido lo suficiente en la consciencia de las personas, y al principio se veía más como una moda que como una de las armas para ayudar a respirar al planeta, es una industria joven, y por ende uno de sus inconvenientes se encuentra en el desarrollo de los materiales para su fabricación, pues muchos empresarios aún no le apuestan a ésta iniciativa, y en muchas ocasiones o no son fáciles de encontrar o son caros por ser considerados como una moda, además de que no hay muchos centros de reciclaje que se especialicen en dichos materiales.

Cualquier material, biodegradable ó no, tiene un tiempo de vida, y si los materiales no se tratan pueden tener un impacto negativo en el medio ambiente, primero que nada hay que resaltar que si bien son una buena estrategia ecológica, no quiere decir que en excesos o si los tiras en la calle sin preocupación alguna no son peligrosos para el medio ambiente.

MIENTRAS TANTO… ¿QUE SUCEDE CON LOS PLÁSTICOS?

Bueno, los plásticos reciclados pueden ocasionar problemas de salud, pues la resina plástica que tiene un papel durante el proceso de fabricación puede filtrarse a los alimentos que se almacenan dentro de dichos plásticos, es por eso que cuando se fabrican los envases de plástico se utiliza poco de plástico reciclado y con mayor razón si éstos contendrán alimentos.

Además los plásticos biodegradables en algunos casos pueden traer piezas de metal por lo que pueden liberar metales también durante su proceso de descomposición. Sabe también que el polietileno creado en el proceso de fabricación aún con elementos naturales puede contener manganeso en altos niveles, corriendo el riesgo de descomponerse durante el proceso de compostaje.

En otros casos el plástico biodegradable contiene niveles altos de plomo y cobalto, lo que genera dudas con relación a la toxicidad durante el proceso de descomposición.

¿Sabías que, los plásticos biodegradables tienen un costo mayor incluso de hasta el 50%? Así es, debemos recordar que, estamos tratando de ayudar al planeta pero no significa que por ahora durante algunos procesos aun estemos vulnerables a la toxicidad de ciertos componentes, al menos cuando de los plásticos se trata.

COMO AYUDAR EQUILIBRADAMENTE

Proteger nuestro ecosistema es bonito, y mucho mejor si lo hacemos a conciencia, tratar de utilizar lo más posible los recipientes que no son desechables, y al tirarlos buscar de separarlos de tal manera que sea mucho más fácil el proceso de degradación o que no esté mezclado con otras sustancias, es decir organico separado de lo que no lo es.

Si bien los desechables de materiales como el bamboo son una gran alternativa, desecharlos en las calles, no ayuda mucho, tampoco en los mates, en la playa, pues puede terminar en la boca de algun animal que no pueda protegerse o defenderse de esto y causarle la muerte.

En tiempos de contingencia, reutilizar, separar, y reciclar pueden ayudarnos a mejorar las condiciones incluso climáticas que presentamos.

¿Y tu cada cuando usas desechables de unicel convencional? Si tu respuesta es frecuentemente, te invitamos a considerar otras opciones de biodegradables que te ayuden a poner un granito de arena.