Sabemos que de los últimos tiempos para acá se ha intentado reducir constantemente el uso de plásticos desechables, o de uso único como también se les conoce, la reducción al mínimo de las bolsas de plásticos, todo forma parte de un cambio radical que se pretende hacer en pro de salvar nuestro planeta de un colapso ecológico. En los últimos años hemos sentido mucho más el calentamiento global, los climas extremos, la falta de alimentos y la muerte de muchos animales, la abundancia comienza a llegar a su fin, y el uso de materiales biodegradables es una de las soluciones que se plantean para poder tener un nuevo estilo de vida.

La idea empezó desde eliminar las bolsas plásticas en los super mercados ¿Recuerdas llegar del super con muchísimas bolsas que después no sabías que hacer con tantas? El uso abusivo de las bolsas de plástico ocasionó que muchas especies marinas, aves, y otros animales murieran por ingerirlas confundiéndolas con comida, o bien enredadas, ahogadas, etc con bolsas de plástico y similares.

Tras dichos fenómenos se decidió implementar el uso de retornables, o bien de crear desechables que fueran mucho más compatibles con la tierra a la hora de su degradación.

Sabemos que prohibir el uso de utencilios como cubierntos, platos, envases, etc desechables se convirtió en un reto, pero existen los materiales biodegradables que son además de reutilizables según lo que busques, su tiempo de degradación es mucho menor y no es tóxico para la tierra.

La ley de plásticos de un solo uso, fué tristemente de las últimas peticiones que pasaron al Congreso, te platicamos de ésta iniciativa.

Su objetivo principal era limitar la entrega de productos en desechables, o conocidos también como de un solo uso, y poder sustituirlos por materiales biodegradables, que puedan ser más duraderos y con eso reducir considerablemente los residuos de plásticos y desechables entre otros.

Se propuso que los establecimientos de comida dejaran de proporcionar “popotes”, o pajillas. La gente comenzó entonces con popotes de acero inoxidable, fáciles de llevar, de reutilizar y con ello contribuir a dar una solución al uso de los popotes de plástico.

De igual forma, ésta ley, obliga a los establecimientos a servir los alimentos en un recipiente, plato, que pueda ser utilizado de nuevo.

La idea para podernos adaptar, según ésta nueva ley de plásticos, es que si se consumen alimentos, café, etc en un establecimiento, las personas puedan llevar su vaso, incluso algunas cafeterías tenían a la venta vasos para servir ahí su café, de esta manera contribuían y disminuían el uso de sus desechables.

Al parecer, es imposible vivir sin desechables, pero la industria a su vez avanzó creando empresas que están completamente a favor de poder cubrir las necesidades en el mercado de los desechables, haciéndolos de materiales como bamboo, fibras naturales, entre otros.

Se está tramitando los productos que cuenten con un certificado del Ministerio del Medio ambiente, esto funciona para que los plásticos con los que se crean productos reutilizables, cumplan con las normas de materias a partir de recursos renovables y compatibles para ser compostados posteriormente.

El gobierno, la sociedad, los consumidores e industrias empezamos a tener mucha mayor conciencia de lo que significa cambiar nuestros desechables por reutilizables, desechables biodegradables y otras soluciones para juntos ayudar al medio ambiente. Enfrentamos un problema grave a nivel histórico mundial, en donde las tierras, las producciones, los oceanos están contaminados principalmente por plásticos.

Uno de los datos curiosos es, que el incremento de ésta crisis va de la mano con la pandemia a la que nos encontramos sometidos. Según noticieros, en el momento en que el humano estuvo en cuarentena, los mares, ríos se han ido recuperando al igual que la fauna y flora. Sin embargo tenemos otro proceso de adaptación con los cubrebocas que también han estado causando problemas de contaminación.

La tendencia de hoy es buscar materiales lavables, reutilizables, hechos de elementos lo más naturales posibles, contradictorio a ésto, también incrementó el uso de ciertos plásticos relacionados con la comida a domicilio, unicel que se convierte en basura, que tiene tiempos largos de degradación y que vuelven a iniciar el ciclo de contaminación por plásticos y otros derivados.

Se encuentra en proceso, continuar y avanzar con una ley que prohiba dichos materiales innecesarios y fomentar más la cultura de reciclar, según la Ministro del Medio Ambiente Carolina Schmidt.

Referente al tema de las botellas de plástico, sobre todo dirigidas a las refresqueras, se intentará que se puedan hacer de materiales reciclados, ofreciendo a la vez de nuevo productos retornables.

En el caso de los supermercados, tiendas de utoservicio y similares, se ha reducido casi en un 80% que brinden bolsas plásticas, y ofrecen a la venta bolsas de tela que pueden adquirir ahí mismo, creando la cultura de tenerlas en casa y poder llevarlas a la hora de surtir despensa. Las cajas también eran una opción en un principio, pero al final se convertían en basura por lo que los supermercados notablemente han dejado de proporcionarlas.

Estamos en México aún lejos de la meta, de las multas visibles por tirar basura, es un proceso de reaprender la cultura que teníamos sobre las compras y el reciclaje.

A niveles económicos, existe un área de oportunidad, ya que cada vez se están volviendo mucho más accesibles los artículos sin plástico como cepillos de dientes de bambú, popotes de acero inoxidable, plásticos reciclados o biodegradables, las bolsas de tela para las verduras en lugar de pequeñas bolsitas de plástico que comunmente se utilizaban para ir a los mercados.

Una de las visiones principales es que todos los desechables biodegradables sean rentables, y costeables para las personas que los compran, así mismo un campo de oportunidad es distribuir productos que pongan un granito de arena al medio ambiente y que puedan ayudar a pequeños emprendedores a iniciar un negocio que tenga ganancias económicas y ambientales.

En temas de uso de papel, también se han hecho cambios,se encuentra en trámite una norma que también regulará y prohibirá el uso de la leña, creando más areas protegidas, restringiendo el uso del papel o reutilizándolo cuando algún lado de la hoja esté en blanco.

El poder sacar documentación de forma digital, libros, audiolibros ayuda a disminuir el uso desmedido del papel, cartón y similares.

La cultura de los desechables biodegradables, productos reutilizables, lavables, pero sobre todo la conciencia de salvar el planeta que tenemos para nosotros, para los niños, y el futuro es el proyecto más importante de los últimos tiempos, que a nivel histórico puede hacer un cambio y una gran diferencia.

Tu.. ¿has intentado hacer estos cambios en tu vida? ¿Cómo te sientes al disminuir el plástico?

Los desechables biodegradables son una tendencia que llegó para quedarse.